lunes, febrero 23

"Whiplash", La Baqueta Metálica

     Desde la infancia, he tenido muchos amigos músicos. Aquí, todos los pueblos tienen su banda de música, prácticamente desde el más pequeño hasta las capitales. Hablo de gente de conservatorio, pero también hay mucha cultura de banda, rock, punk, heavy, trash, doom, pop, indie...


     Resulta que en mi primera juventud, en mi grupo de amigos había bastante gente de la banda de mi pueblo. En el ensayo se juntaban personas de distintas edades, y puedo asegurar que para unos chavales de quince años juntarse con "adultos" de veintitantos es descubrir un mundo nuevo. Pero eso es ya otra historia.


     La película que hoy vengo a comentaros, "Whiplash", toca el mundo de la música. Pero no sólo eso. Esto va mucho más allá. Pero antes de nada, pasaré a la sinopsis (breve, como siempre), y luego a mi valoración personal. (shhhhh, que empieza)


Película: Whiplash


portada pelicula Whiplash JK Simmons Miles Teller


Director: Damien Chazelle
Reparto: Miles Teller, J.K. Simmons, Melissa Benoist, Paul Reiser, Austin Stowell, Jayson Blair, Kavita Patil, Kofi Siriboe, Jesse Mitchell, Michael D. Cohen, Tian Wang, Jocelyn Ayanna, Tarik Lowe, Marcus Henderson, Keenan Henson
Año: 2014


Sinopsis

     Andrew Neiman (Miles Teller), es un joven estudiante del primer año del Conservatorio de Música Shaffer, uno de los más importantes, que se está formando como batería de jazz. En ese centro, el grupo mejor formado está dirigido por el profesor Terence Fletcher (J.K. Simmons), conocido por su extrema dureza y exigencia. En un fortuito encuentro, este profesor invitará a Andrew a unirse a su banda. A partir de ese momento, debido a las presiones de Fletcher y a sus sueños se esforzará hasta superar sus propios límites para alcanzar la gloria.

     Pero no será un camino de rosas, sino todo lo contrario; será un camino de espinas.


Crítica

(¿Adelantado o retrasado?)

Pelicula Whiplash Grito JK Simmons Milles Teller


     Nos encontramos ante una cinta ganadora de un Óscar (al mejor actor, J.K. Simmons), que me dejó un poco frío. No es mala película si se la mete en el contexto apropiado, sacar la excelencia de uno mismo y de los demás, pero sí que la veo excesiva respecto al papel de Terence Fletcher. Más que un duro director parece el jodido sargento Hartman (La chaqueta metálica).

     Veo que a la película le falta JAZZ; más espíritu de jazz, quiero decir. Andrew debería salir más tocando con compañeros por su cuenta, buscándose la vida. Pero no es una película de Jazz, sino de abuso de poder, de venganzas y de ¿superación personal?

     La película entretiene, aunque le sobra alguna escena y le faltan otras como he indicado arriba, los temas que se tocan son buenos, el final funciona y en definitiva es una película que se deja ver.

     Hay una escena, de la que no daré detalles, que me pareció muy buena y precisa. En ella se muestra que pese a que Andrew está en un grupo de élite, el desconocimiento del gran público de la música hace que a este no se le valore como merece, si fuese futbolista... Esto lo he visto suceder muchas veces en gente con tendencias y formación artísticas.

     En fin, se le podría haber sacado más jugo a la idea; tanto Fletcher gritando a Andrew y hubiese sido mejor que le gritase a Damien Chazelle.

    Y para despedirme, os dejo un enlace a la Banda Sonora. Disfrutadla.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada