sábado, febrero 14

Un juego de inteligencia, una alternativa a resintonizar la TDT

     Buenas, estos días andamos locos con la resintonización de la TDT. Hace poco se realizó el cambio en nuestra comunidad de vecinos y ya estamos preguntándonos cuando será la próxima vez; ¡que al gobierno le gusta mucho que pasemos por caja!

     Pensando en la televisión actual, hoy vengo a presentaros una película alemana del 2007 llamada "Un juego de inteligencia", cuyo argumento me fascinó. Es de esas películas que por un lado te hacen pensar en la sociedad que entre todos, pero algunos más que otros, estamos creando y por otro entretiene, que no es poco.


Un Juego de Inteligencia Portada Pelicula fotogramailustrado Hans Weingarten
Director: Hans Weingarten
Reparto: Moritz Bleibtreu, Elsa Schultz Gambard, Milan Peschel, Gregor Bloéb, Simone Hanselmann, Us Conradi


     Esta es una de esas películas que no te deja indiferente. Pese a que sepas el argumento, a lineas generales, vale la pena echarle un vistazo. No voy a desvelar ningún detalle de la trama, tan sólo a indicar unos pequeños esbozos para que la podáis disfrutar al máximo. Creo que es, y será, un argumento vigente durante mucho tiempo.


Sinopsis


     Rainer (Moritz Bleibtreu), es un productor de éxito de reality shows. Es joven, rico, triunfador, y es un amargado. La vida perfecta que le rodea es producto de la basura que crea. Sus programas de más éxito son precisamente los que más se critican (¿Os suena de algo?).


Moritz Bleibtreau Simone Hanselman Un juego de Inteligencia pelicula


     La vida de excesos, de estrés, de vacuidad existencial y porquería televisiva han hecho mella en él y le empujan a la autodestrucción. Es temperamental, violento y carente de moral, o eso es lo que en un primer momento parece.


Moritz Bleibtreau Un juego de Inteligencia pelicula


     Un día, sufre un accidente causado por una chica, Pegah (Elsa Schultz Gambard), que colisiona a toda velocidad a propósito con su coche. La intención de Pegah es matarlo pero no lo consigue, aunque queda gravemente herido. Tras recuperarse del accidente, se replantea su vida y su papel como creador de contenido televisivo, cosa que hace que su mundo se tambalée y decida luchar contra el sistema que él mismo había coloborado a crear.


     Abandona su trabajo y, junto a Pegah y un grupo de personajes de lo más variopinto, lleva a cabo un plan con el que tratar de cambiar la realidad televisiva del país, aunque no será un camino exento de problemas, en más de un sentido.


Moritz Bleibtreau Elsa Schultz Gambard Un juego de Inteligencia pelicula


     Mientras se dedican a realizar su "trabajo" (no doy detalles, ya sabéis), poco a poco van cambiando las audiencias de las televisiones, penalizando a los reality shows y demás telebasura y premiando a los programas culturales.

     En la cadena televisiva en la que trabajaba Rainer, cumbre de la telebasura, los miembros de la directiva corren como pollos sin cabeza, desesperados por el brusco giro que toman los acontecimientos y que les condena a la desaparición si la tendencia se consolida. Las pesquisas del anterior jefe de Rainer un estirado yuppie interpretado por Gregor Bloéb, le llevarán a descubrir el plan de este y tratar de detenerle.


Crítica


     La verdad es que no es una gran película, pero desde luego es más que correcta, y brilla en algunos momentos. Los personajes están muy bien interpretados y, exceptuando algún pequeño detalle, los compañeros de los protagonistas resultan unos tipos capaces de arrancarte una sonrisa; mención especial para Milan Peschel, frikazo del quince al que tan sólo le falta el cucurucho de aluminio en la cabeza, aunque resulta al mismo tiempo un ser entrañable. Mezcla de un modo bastante acertado el drama y la seriedad junto con unos momentos de humor que, sin ser hilarante, resulta natural en la vida cotidiana.


     Aunque se le podría haber sacado más jugo a la historia, tal vez, lo mejor de la película es el mensaje que trata de comunicar, bastante esperanzador. Viene a decir que los cambios están en los pequeños gestos, y que dependen de nosotros: Con el mando a distancia podemos elegir qué ver, qué votar para que siga adelante y qué dejar que se hunda hasta los pozos de la falta de audiencia televisiva. Se trata, al fin y al cabo, de "Un juego de inteligencia".

0 comentarios:

Publicar un comentario