lunes, marzo 9

"La larga marcha", más que una maratón

Novela: La larga marcha


Portada-larga-marcha-novela-Stephen-King
Título: La larga marcha
Autor: Stephen King
Año: 1979


      Ayer salí a dar una larga caminata. Me gusta el senderismo y, de cuando en cuando, me apunto a marchas populares o me monto mis planes para visitar lugares que por alguna razón me llamen la atención, ya sea subir una montaña o visitar algún paraje que valga la pena por las vistas, el patrimonio o el entorno.

      Terminé cansado, la verdad, y no es que fuese mucha distancia o que tuviese un gran desnivel, pero el cansancio vino así, porque sí sin más. Más tarde, ya en casa, me vino a la cabeza la historia de una novela corta que leí hace tiempo de Stephen King titulado La larga marcha, que bastante tiene que ver con este tipo de situaciones. Al menos hasta cierto punto.

      El terror en un estado fascista. Caminar hasta rebentar.

Sinopsis


      En un futuro alternativo, Estados Unidos se ha convertido en un país despótico y fascista. En él, el deporte nacional es “La larga marcha”en la que cien participantes, elegidos entre varios miles, ganando por sorteo su participación y apuntados voluntariamente, inician una caminata por todo el país, sin detenerse jamás. Tienen tres avisos si bajan del ritmo mínimo o si se saltan las reglas, y al tercero son ejecutados sin miramientos ni piedad. 99 morirán y sólo uno puede vencer, el que conseguirá el premio que desee y una compensación económica vitalicia. El responsable de este evento es un misterioso personaje que se conoce como “El comandante”.

      El protagonistas de la novela es Ray garraty, un adolescente de diecisiete años, que entra por concurso en la competición. Durante su marcha, va conociendo a diversos participantes (McVries, Stebbins, Baker y muchos más) y entablará diversas relaciones, desde la amistad al odio.

      Pronto verá como se ejecuta al primer participante, y comprenderá que no es ningún juego, sino que es más serio de lo que temía. Durante el trascurso de marcha, las horas, los kilómetros, el cansancio, el hambre, el sueño, el clima, incluso el resto de participantes y espectadores, influirán en su cuerpo, su mente y su espíritu. Al igual que en el resto de personajes. Sólo puede quedar uno, y no sólo será ver el resultado finalizar de la marcha, sino cómo la marcha terminará con todos.


Crítica


      Leí este libro hace años, como he indicado al principio del post y, la verdad, me pareció un libro muy interesante y bien llevado por Stephen King. Es corto y no tiene ninguna dificultad para ser leído. No se introduce en los detalles de la sociedad en la que se ubica, sino en las relaciones personales, en los miedos y en las alucinaciones de la mente de los participantes. King conduce el relato de tal manera que consigue que se empatice con los caminantes. ¿Hasta qué punto aguanta una persona?, ¿de quién te puedes fiar en una situación límite?


     Lo bueno, que es breve y entretenido; además, durante varias ocasiones llegas a sentirte como un caminante más, y la pluma de King transmite muy bien la desesperación de estos. Lo malo, que te deja con ganas de un poco más. Aunque al último participante no creo que le hiciese ninguna gracia.

0 comentarios:

Publicar un comentario