domingo, mayo 3

Hombres sin mujeres, de Haruki Murakami

Portada liblor hombres-sin-mujeres-haruki-murakami fotogramailustrado
Título: Hombres sin Mujeres
Autor: Haruki Murakami
Año: 2015















     La última novela publicada en nuestro país de Haruki Murakami, "Hombres sin Mujeres", se trata de un recopilatorio de relatos. Siete para ser exactos.

     Si una españolada es una película hecha en este país que suele tocar y explotar los típicos temas de la guerra civil y el destape, Haruki Murakami se ha ganado a base de esfuerzo que sus obras tengan el apelativo de Harukada o Murakamada.

     Es innegable que este hombre se repite más que el ajoaceite, cansino hasta la médula y con afición por terminar sus obras con una especie de "y ya está", sin cerrar hilos argumentales y dejando al lector con ganas de más explicaciones.

     Bueno, la verdad es que no es así del todo. Murakami es capaz de tomar unos elementos típicos y transformarlos con una gracia que no está al alcance de cualquiera. Que en sus obras los protagonistas suelen ser gente anodina, o con un pasado tortuoso, que suceden cosas extraordinarias al mismo tiempo que sucesos cotidianos, que suelen haber gatos, y pozos, y encierros voluntarios, y misterios, y jazz... pues si, suelen darse estos casos. Pero ahí es donde entra la gracia de este autor.

     Y vayamos un poco más allá, se le considera uno de los autores japoneses más influyentes y aclamados en la actualidad. Tachado en su país por realizar una literatura occidental bla,bla,bla... Tenemos la suerte de que Haruki Murakami naciese en el año 1949, de haberlo hecho en los noventa probablemente sería en la actualidad un hikikomori. Tímido y reservado, pero con gran imaginación, casi tanta como los cocineros del INE.

     En "Hombres sin mujeres", que contiene obras breves y diversas dentro de lo diverso que puede ser Murakami, nos encontramos relatos cuyos protagonistas padecen cada cual un tipo distinto de mal de amores e incluso podemos ver su versión invertida de "La metamorfosis" de Kafka. Drama, terror, esperanza y añoranza de tiempos que ya no volverán. Ese primer amor, la desilusión, la pérdida de la mujer de tu vida, el descubrimiento y la aceptación.

     Murakami contaba en "de qué hablo cuando hablo de correr", de su afición a las carreras y los maratones. Se define como un corredor de fondo y un mal velocista. Esto es exáctamente lo que temía: si Haruki Murakami siempre abusa de clichés y me deja con sensación de falta de definición al terminar sus obras, las cuales disfruto en su desarrollo ¿será capaz de en esta ocasión de estar a la altura?

     Pues me he enfrentado a siete inicios y he disfrutado de siete historias completamente distintas. Sin tanto espacio para desarrollar tramas complicadas, ha sabido sacar lo mejor de su capacidad. Si ya has leido sus obras, parece que te habla sobre amigos comunes de hace años de los que llevas una eternidad sin saber.

     Por mi parte, espero que siga escribiendo Murakamadas, que es lo que al fin y al cabo me gusta de este autor. Para leer literatura japonesa, ya estan Edogawa Rampo y Akutagawa. Y a él, que le sigan tachando de occidental en su país, que se pone un disco de jazz y se la trae al pairo.



     Aquí tienes la reseña de otra obra de Haruki Murakami: "La crónica del pájaro que da cuerda al mundo"

     Si te ha gustado esta entrada, comparte.

0 comentarios:

Publicar un comentario