martes, mayo 5

Getting Any de Takeshi Kitano

     Sin ningún sentido, lleno de pruebas absurdas y llenas de humor: las zamburguesas, el laberinto del Chinotauro, etc Sus míticos personajes: el Chino Cudeiro y Garrapata... así era Humor Amarillo en Telecinco. Mucho más adelante Cuatro recuperó el concurso, con otro formato y otro doblaje, pero con la misma esencia.

     Pues el creador de este loco montón de pruebas con un argumento realmente exótico no es otro que Takeshi Kitano, que junto con Kiyoshi Kaneko formaba un dúo cómico muy famoso en Japón, pero eso ya es otra historia. Kitano es el guionista y director de esta película: "Getting Any", y os aseguro que está a la altura.


Película: Getting Any

portada de la pelicula getting any de Takeshi Kitano Chico y maniqui en coche yakuza hombre mosca
Título: Getting Any?
Director: Takeshi Kitano
Año: 1994


     "Getting any" podríamos traducirlo como pillar cacho que es al fin y al cabo lo que quiere Asao, el protagonista, un fracasado que tratará por todos los medios de acostarse con una chica, pero al que yo llamaré Quemao, ya que el pobre está idem.

     Un argumento muy simple, pero realmente universal. Y es que Quemao en su cabeza tiene claro que ellas se fijan en el dinero, los coches, el status y cosas así por lo que actuará en consecuencia, es decir: no pensará tanto con la cabeza como con otra cosa, y se lanzará de cabeza a conseguir su objetivo, sin importarle lo que le cueste y sin ser demasiado exigente.

     Así que aquí tenemos una combinación ganadora: un joven desesperado con las hormonas revolucionadas y un director que no duda en crear las situaciones más comprometedoras y variopintas hasta llegar al absurdo. Si Quemao piensa que necesita un coche para mojar lo comprará, aunque este sea una cafetera con ruedas. Si piensa que necesita dinero, tramará mil y un planes terribles para tratar de consegirlo. Si supone que ir de duro le permitirá seducir a jovencitas, se meterá en la yakuza. Suma y sigue.


     Como buen iconoclasta, Takeshi Kitano no dudará en burlarse de la yakuza, de los valores tradicionales y modernos, familia y sociedad, creando situaciones surrealistas y cargadas de humor, un humor basto, exagerado y a la altura de las pruebas más locas de "humor amarillo".

     Pero la cosa no queda ahí, ironiza sobre elementos de la cultura pop japonesa del momento: Godzilla, zatoichi y los samuráis, sus coches compactos...; resulta curioso y es de agradecer que un hombre como Beat Takeshi, el profesor de "Battle Royale", capaz como director de obras tan serias como Hana-bi o Sonatine, utilice su vena más cómica en esta película.

     Así que ya sabéis, es exagerada, es absurda, es divertida y es, salvando las obvias diferencias, la realidad de una parte de la juventud preocupada por pillar cacho (Getting any). Aunque jamás he conocido a nadie tan Quemao. Para muestra, un botón:



     Si os gusta esta entrada, compartidla. Y si me queréis seguir, pues mil gracias.

     Aquí tenéis otra obra de Kitano, con un humor más suave y una historia emotiva: "El verano de Kikujiro"

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada