lunes, agosto 10

El Quimérico Inquilino, una novela negra de Topor

     Tras un tiempo sin escribir, hoy os traigo una delicatessen, un pequeño relato de terror de Roland Topor. Una novela negra que te atrapa desde el principio. Al igual que a su protagonista.


Topor Roland El quimerico inquilino cabezas cuerpo de leon bestia
Título: El Quimérico Inquilino
Autor: Roland Topor
Año: 1964


Sinopsis "El quimérico Inquilino"


     Un hombre llamado Trelkovsky busca un piso en alquiler en el bullicioso París. Tras mucho rebuscar, encuentra una opción bastante interesante y económica. Un apartamento viejo y destartalado cuya anterior inquilina ha sufrido un grave accidente y por lo que ha quedado libre.

     Un suceso fortuito que pronto mostrará una creciente tensión, desesperación y desencadenará en una terrible pesadilla. Las apariencias engañan.


Reseña "El Quimérico Inquilino"


     ¿Vecinos molestos? Por lo que podemos leer en esta novela, es algo bastante universal. Es verdad que no todo el mundo los tiene, pero quien sufre a un vecino desagradable se sentirá muy identificado con este libro. Al igual que en la película "La comunidad" de Alex de la Iglesia, un grupo de vecinos se confabulará contra el nuevo inquilino, pero ahí termina toda semejanza.

     Topor crea un relato asfixiante, en el cual encontramos la degradación y destrucción del protagonista, Trelkovsky, el cual poco a poco empezará a caer en la misantropía (el odio al resto de personas) por culpa de una mudanza a un edificio muy peculiar. Más o menos como quien decide hipotecarse a cuarenta años por una cantidad enorme de dinero y descubre horrorizado, que su comunidad de vecinos es insufrible. Y diabólica. Incluso escatológica. Con una barra metálica en la mano y, eso sí, una sonrisa en la cara.

     Decía escatológica, y es que parece ser que Topor quería decirnos que la sociedad actual está llena de mierda o que la población no deja de comerla. Por eso se trata de una obra universal, porque hoy en día en todas partes vemos como a la gente se la dan y, oye, parece que le gusta a la mayoría. :(

     Ya lo dicen en la obra: "hoy en día escasean los apartamentos". Con esta sencilla fórmula, se empuja bajo presión a la gente a que tome decisiones equivocadas; incluso peligrosas y dañinas para sí mismos.

     En este relato, la sociedad en la que vive Trelkovsky se convierte en insidiosa. Si por un lado, su antigua vida y las relaciones de esta se presentan como insensibles (también en parte por culpa del propio protagonista), la nueva vida está llena de trampas y engaños, soledad y un terror a los demás que sólo irá en aumento.

     Una novela negra, con toques de humor y mucho terror. Por casualidades del destino, asistimos a la destrucción de la personalidad del protagonista, un personaje gris que bien podría ser cualquiera. Sin más objetivo que conseguir una vivienda terminará atrapado en un complot de consecuencias fatales.

     El hombre es un ser social, pero la sociedad actual no está hecha para las personas. Ya nos lo indicaba Topor en este relato en aquellos tiempos. Y es que quién puede vivir en una sociedad que le es hostil, llena de gente cruel. Por más que uno intenta adaptarse, no son más que juegos de máscaras para bien y sobretodo para mal. Comportarse y parecer quien en realidad no se es.

     Con un final sorprendente, por lo menos para su época, Topor se sirve del "eterno retorno", volviendo cíclica la historia. Pero los detalles debéis leerlos vosotros mismos.


Lo mejor: La ambientación, la sencillez de partir de un hecho común y universal como una simple mudanza para pasar a un relato sorprendente.

Lo peor: Se hace corta. El final es predecible hoy en día, pero no por ello es malo.

0 comentarios:

Publicar un comentario